Publicado en Sin categoría

Querido instituto:

Te deje hace ya hace más de diez años pero no te echo de menos. Algunas de las experiencias que vivimos juntos me dejaron huella, de otras casi ni me acuerdo. Me viste crecer, me pusiste a prueba, me permitiste conocer a gente estupenda y dos o tres de los profesores que trabajaban para ti me guiaron y motivaron a escoger la profesión a la que me dedico hoy en día. Sin embargo no he olvidado los días interminables en los que lo único que quería oír era el timbre de las 2:30, los exámenes infinitos, el sudor frio cada vez que la profesora de matemáticas soltaba un “Lauraaaaaa” para que subiera a la tarima (sí, había tarima) a resolver en la pizarra un ejercicio rancio que si descifraba con pericia me haría aprobar la asignatura lo que al parecer garantizaba mi éxito profesional, el chirriar de las tizas, el olor de los libros de texto como único recurso que usaba en clase y si tenía suerte, la monótona lectura de un PowerPoint sin sentido.

Te escribo porque te quiero orientar. He visto que hay otra manera de hacer las cosas, otro modo enfocar la enseñanza secundaria y el bachillerato en nuestro país y créeme, no es algo inalcanzable. Y lo sé simplemente porque lo veo cada día. De lunes a viernes soy profesora de economía en un instituto de Londres. Profesora en un sistema en el que las cosas se hacen de manera diferente, donde los profesores motivan y los alumnos emprenden y desarrollan habilidades. Y si lo hacen en Londres, ¿por qué no lo sabemos hacer en España? Seamos sinceros, los dos estamos cansados de escuchar a “expertos” en educación hablando de cómo mejorarte pero nadie nos explica cómo hacerlo. Visto lo visto, estás y vas a estar a la merced del legislador durante una temporada, por lo que más te vale que espabiles y empieces a pensar en técnicas que te hagan más eficiente y te ayuden a crear docentes de calidad y estudiantes completos capaces de enfrentarse a los retos actuales.

Un comentario sobre “Querido instituto:

  1. Totalmente de acuerdo con tus reflexiones. Al sistema educativo español le hace falta un buen centrifugado que contribuya a eliminar inercias, monotonía, malas prácticas y otros muchos males que, actualmente afectan de forma grave a la educación en España.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s