Publicado en Formando emprendedores

¡Enseña a emprender ya!

Como muchos, me marché de España buscando oportunidades y nuevas experiencias.  Me fui para un año y ya voy por el cuarto. Era eso o prepararme una oposición y, para serte sincera, tras siete años en la universidad de Zaragoza tratando de engrosar mi lista de méritos académicos, lo que menos me apetecía era ponerme a estudiar y preparar un examen que considero sin sentido. Mientras disfrutaba de la beca, todo eran planes y diversión. Pero el dinero se acabó y fue en ese momento cuando tuve que enfrentarme a la vida real.

Y ese no fue mi único momento de realización existencial. A los dieciséis, estaba harta de ir “racaneando” dinero y de no tener independencia sin embargo, el coste de ir al cine, comprar ropa y salir con mis amigas no era algo que me preocupara demasiado. Todo me quedó muy clarito cuando empecé a trabar dando clases de baile por las tardes.

Ahora me pregunto… ¿y si mis alumnos tuvieran que pasar por experiencias similares?… ¿saldrían adelante o se “rajarían” a la primera de cambio? ¿sabrían ingeniárselas para conseguir dinero? ¿para hacer contactos? ¿para levantarse de nuevo tras caerse una y otra vez? La respuesta es simple: NO. Y me da pena. Y prometo no convertirme en difundidora del “si hubieras pasado lo que he pasado yo… ¡entonces ya verías!”. Pero sé que está en mi mano ayudarles. Y tú también puedes hacerlo.

Emprender es “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño”. Un algo que debe encerrar dificultad o peligro. Y en un mundo cambiante como el actual, uno en el que hoy formas parte de la Unión Europea y al día siguiente igual te quieren deportar, uno en el que hoy tienes un contrato fijo y mañana si te he visto no me acuerdo, uno en el que una carrera y dos másteres te compran una bolsa de pipas…lo mejor es estar preparado.

Si tienes suerte y hay algún programa al que puedas asociarte, ve a por ello ya. En mi instituto trabajamos con Young Enterprise, una organización benéfica que permite que los alumnos creen sus propias sociedades limitadas, vendan sus productos en diferentes ferias, presenten sus ideas de negocio ante empresarios de renombre y compitan con las empresas otros institutos. Si no eres tan afortunado:

  1. Habrás oído hablar del famoso ABP (aprendizaje basado en proyectos). Parece que si no sabes de qué va esto, no eres nadie. No te agobies. Puede que ya lo estés usando. ¿Te toca explicar las variables del marketing mix?: grupos de cuatro, distribuye roles y haz que creen su propio plan de marketing. Haz que unos grupos juzguen los planes de otros grupos, de acuerdo a unos criterios de evaluación que previamente tus alumnos y/o tú habéis diseñado. Y haz que los presenten para toda la clase. Evalúa las presentaciones con una rúbrica.
  2. ¿Explicando ingresos y gastos? Para introducir este tema, nada mejor que tus alumnos controlen sus propios ingresos y gastos. Utiliza métodos sencillos como el Kakebo.
  3. Permite a tus alumnos juzgar y valorar el trabajo de otros. En parejas o en grupo. Lo importante es que aprendan a expresar lo positivo de otros y acepten críticas constructivas. Cuando acaben actividades, pon las soluciones en la pizarra y haz que tus alumnos se intercambien los cuadernos y no corrijan sus propios ejercicios. A continuación, haz que cada alumno le dé a su compañero/a un “bien porque…” y un “mejor si…”.
  4. Dirige un club de emprendimiento. Velas, camisetas, joyería… Al principio te necesitarán un par de horas a la semana después de clase y muchos de tus recreos pero poco a poco irán asumiendo responsabilidades y trabajarán de manera más independiente. Haz que elaboren un plan de negocio, asignen roles y te muestren resultados de acuerdo a fechas límite previamente pactadas. Créeme, la motivación del dinero extra y la satisfacción de crear algo nuevo, superando obstáculos, convertirá tu club en la envidia de todos.
  5. La gestión del tiempo es esencial en la vida de un emprendedor. Asigna tiempos a cada tarea. Yo utilizo un cronometro que proyecto en la pizarra digital. ¡La “musiquilla” de los últimos 30 segundos se puede personalizar!
  6. Los alumnos “tímidos” y el trabajo en grupo. Siempre hay un grupo de alumnos que se libran y nunca participan en las actividades de grupo. No lo aguanto. Estoy convencida de que tienen mucho que decir y muy interesante y quiero que aprendan a hacerse escuchar. Yo soluciono este problema con “el token”. Cada alumno recibe dos al comienzo de la actividad. Solo algunos reciben tres o cuatro (ellos ya saben de qué va la historia). Cada vez que contribuyen, tienen que dejarlo encima de la mesa y yo los voy controlando.

5 comentarios sobre “¡Enseña a emprender ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s